Ressonància magnètica a la Fundació Pasqual Maragall
¡No te olvides de compartir!

Nuevo estudio sobre Alzheimer y enfermedad vascular cerebral

25 septiembre, 2017

La relación entre la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad vascular es estrecha. Ambas comparten numerosos factores de riesgo, como el sedentarismo, la hipertensión, la obesidad, la diabetes o el consumo de tabaco. No obstante, todavía se desconoce si las dos enfermedades comparten un proceso subyacente.

En la Fundación Pasqual Maragall investigamos la relación entre ambas enfermedades y ya hemos publicado algunos descubrimientos al respecto. En un estudio que lideramos en nuestro centro de investigación, el Barcelonaβeta Brain Research Center, los investigadores observaron que las personas con un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer tienen más probabilidad de presentar enfermedad vascular en su cerebro. En concreto, identificaron que las personas sanas de mediana edad y portadoras de dos copias del alelo e4 del gen APOE tienen un riesgo más elevado de presentar niveles anormalmente altos de hiperintensidades de sustancia blanca en el cerebro.

 

¿Qué son las hiperintensidades de sustancia blanca?

Las hiperintensidades de sustancia blanca se pueden detectar con una prueba de resonancia magnética y se piensa que son consecuencia de diversas anomalías de la microcirculación sanguínea cerebral. Son más frecuentes en personas de edad avanzada y en personas con factores de riesgo vascular. Aunque a menudo no causan ningún síntoma, están consideradas como un factor de riesgo de la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular y el infarto cerebral.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores asociaron las hiperintensidades de sustancia blanca identificadas con diversos genotipos del gen APOE y los factores de riesgo vascular en 575 voluntarios del Estudio Alfa. Del total de participantes analizados, se seleccionaron previamente 78 portadores del APOE-e4/e4. Este elevado número de portadores sanos convierte este estudio en la muestra más grande analizada hasta ahora en todo el mundo.

 

Uno de cada 3 casos de Alzheimer se puede evitar

Como apunta el Dr. Juan Domingo Gispert, jefe de Neuroimagen de la Fundación Pasqual Maragall, el descubrimiento pone de manifiesto que “el control de los factores de riesgo modificables en los individuos con un mayor riesgo genético de desarrollar Alzheimer es una buena estrategia preventiva para reducir o retardar la posibilidad de sufrir demencia”. Así pues, hacer ejercicio regular, seguir una dieta equilibrada, tener una vida social activa, no fumar y controlar el colesterol, la hipertensión y los niveles de glucosa, entre otros factores de riesgo vascular, es clave también para prevenir la enfermedad de Alzheimer. De hecho, según apuntan diversos estudios recientes, tan solo evitando estos factores de riesgo, uno de cada tres casos de la enfermedad de Alzheimer se podría evitar.

En la actualidad, las personas no conocen su riesgo genético de desarrollar Alzheimer, ya que  como nos explica el Dr. Gispert, “disponer de esta información no comporta, de momento, ningún beneficio clínico”. Aún y así, estudios como éste demuestran que seguir unas pautas de vida saludable sirve para que todo el mundo, independientemente de su riesgo genético, pueda reducir al mínimo el riesgo de desarrollar Alzheimer.

Los resultados de este estudio fueran publicados en la revista Journal of Cerebral Blood Flow & Metabolism, i presentados en el Congreso Internacional de la Alzheimer’s Association.

Por un futuro sin Alzheimer

Tu aportación se destinará a la investigación para vencer esta enfermedad.